Sí a TV3, pero no así

Logo de 1.983

Hace tiempo que quería escribir algo acerca de TV3 en relación a su recepción en las distintas comarcas valencianas y todos los problemas acaecidos en relación a la implacable persecución que ha sufrido por parte del gobierno de la Generalitat Valenciana. Hoy he leído una convocatoria en Facebook de una manifestación convocada en València el próximo día 16 en la ciudad y en demanda de la recepción de la señal en Valencia y dicen cosas que no se ajustan a la realidad.

De entrada el día 16 de abril ni es ni ha sido nunca el día nacional valenciano (Diada Nacional al País Valencià). Esa fiesta se celebra realmente el día 9 de octubre de cada año, ese día si se celebra lo que se podría conocer como la Diada nacional, forma de hablar de los catalanes. Además, esa convocatoria se realiza desde Cataluña para celebrarla en Valencia en defensa de intereses exclusivamente catalanes. También usan la lengua catalana con expresiones y usos exclusivamente catalanes despreciando o ignorando las variantes valencianas. Una supuesta unidad cultural sometida a la bota imperialista catalana.

Vamos que hacen con los demás aquello que echan en cara a los “españoles”. Hipocresía al estilo más puro.

TV3, la televisión de Cataluña, empezó sus emisiones el 10 de septiembre de 1.983.

Al poco tiempo y dado que en Valencia aún no teníamos un canal propio de televisión se empezaron a instalar unos repetidores que capotaban la señal y la iban trasladando por todo el territorio valenciano. Esos repetidores fueron instalados por ACPV (Acciò cultural del País Valencià) y el dinero lo sacaban, según nos dijeron, de aportaciones voluntarias de sus miembros. Posteriormente nos enterábamos de que ACPV recibió, hasta las últimas elecciones autonómicas catalanas, ingentes cantidades de dinero desde instituciones catalanas.

Cuando se instalaron los repetidores fuimos muchos, yo entre ellos, quienes instalamos bien en antenas colectivas o en antenas individuales los dispositivos necesarios para poder captar la señal de la TV3. Y empezamos a ver la TV3, especialmente el fútbol de los sábados.

El resto de la programación no tenía un interés especial para la mayoría de los valencianos porque pese a lo que nos vendan desde Cataluña, los valencianos nunca hemos sido tan amantes de esos intereses por la cultura y la lengua como la que tienen los catalanes.

Seis años más tarde, en concreto el 9 de octubre (fiesta nacional valenciana) de 1.989 empezó sus emisiones Canal 9 y ocupó la banda radioeléctrica que hasta ese momento usaba la TV3 en nuestras zonas valencianas y algunos dejamos de ver dicha cadena y pasamos a ver Canal 9 en su lugar. Posteriormente ACPV cambió las frecuencias pero había que volver a gastarse el dinero en los amplificadores de frecuencias, hubo quien lo hizo y hubo quien no. Hasta este momento nada tiene que ver en esta historia el gobierno de la Generalitat Valenciana que era, en esos momentos, del PSPV-PSOE.

Posteriormente ganaría las elecciones el PPCV y sería proclamado Eduardo Zaplana como Molt honorable President de todos los valencianos. Durante su mandato no habría especiales problemas con las emisiones, o mejor dicho, con la recepción de la señal de TV3 en la Comunidad Valenciana, no sería hasta el advenimiento de Francisco Camps, especialmente en su segunda etapa, en que empezarían los problemas con la señal, con la recepción de la misma.

Camps parte de un hecho cierto, las emisiones de TV3 en Valencia no tienen un amparo legal, al menos no lo tenía cuando empezó a emitir. La ley de aquel momento, desconozco se ha cambiado, prohibía a las televisiones el emitir en territorios vecinos, salvo por una mera cuestión lógica, en aquello territorios colindantes.

Francisco Camps empezó una persecución implacable hacia ACPV imponiendo multas que ahora hemos sabido que no tenía competencias legales para imponerlas hasta ahogar económicamente a ACPV.

Se supone que eso lo hacía con la intención de obtener contrapartidas tecnológicas por parte del gobierno de la nación que es quien distribuye el campo radioeléctrico. Parece que Francisco Camps espera obtener un tercer múltiplex para colocar distintas televisiones en él y se supone que si lo conseguía, no parecer haberlo conseguido, daría el visto bueno a la recepción de la cadena catalana.

Como dije más arriba, hemos sabido no hace mucho que la Generalitat no tiene las competencias para poder sancionar en materia de telecomunicaciones, que esa es una potestad exclusiva del gobierno nacional.

Lo malo es que nadie, ni el gobierno nacional, ni el gobierno catalán, ni siquiera los afectados de ACPV y sus abogados han sido capaces de poner coto a los excesos del gobierno de Francisco Camps.

Lo que me parece lamentable es que desde Cataluña pretendan darnos lecciones a los valencianos de lo que debemos o no debemos hacer; ellos que han usado dineros públicos para torpedear la buena convivencia entre nosotros, ellos que usan y tratan de imponer su forma de hablar y de escribir en nuestra tierra y entre nosotros; ellos que parecen ignorar que en nuestro territorio se hablan dos lenguas y que no se hablan ambas en todo el territorio sino que hay zonas en las que solo se habla el español/ castellano. Ellos que se inventan una Diada nacional para nuestra tierra que solo existe en mentes calenturientas.

Mezclar otras corruptelas con este asunto me parece de muy mal gusto y sacar las cosas de contexto. Dejemos que los valencianos escojamos aquello que más nos interese y si hay algo delictivo que sean los tribunales de justicia quienes lo juzguen. Los políticos y las fuerzas culturales deben denunciar allá donde corresponda las prácticas delictivas y dejar de marear la perdiz en cosas que no son de su competencia y sobre todo que dejen de tratar de imponer sus voluntades en casa ajena. No nos gusta.

Queremos poder ver TV3 pero también la televisión de Aragón y la de Castilla La Mancha así como la de les Illes Balears. A todo esto yo sigo viendo TV3 y el Canal 33 en mi televisor, en la ciudad de Valencia, si bien es cierto que las emisiones que se reciben son las del canal internacional y las recibo a través de  ONO, una cadena por cable que hay por aquí y a la que nadie le ha prohibido que nos traiga esas cadenas. ¿Censura?, no, eso es política partidista y poco ética pero política a fin de cuentas.

votar

Acerca de jonkepa

I am seaman (Master).
Esta entrada fue publicada en Opinión, Política valenciana y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sí a TV3, pero no así

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Valencià sí, manipulación no | Mis opiniones en Libertad

  3. Pingback: Entre dos fuegos | Mis opiniones en Libertad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s