Izquierda, derecha y protohistoria

Hace unos días un amigo discutía conmigo y con otros sobre los términos derecha e izquierda cuando a partidos políticos nos referimos, quiénes son de derechas o de izquierdas e incluso de centro.

Él, al que le ha dado últimamente una especie de ínfula de sabelotodo sobre todo tema que saquemos a colación terminó por decirnos que estos términos pertenecen a la protohistoria, aunque tal y como le dije, dudo mucho que sepa lo que es la protohistoria.

Definen los historiadores a la protohistoria como el período de la historia de la humanidad posterior a la prehistoria, del que no se poseen documentos, pero sí testimonios de tradiciones originariamente orales; aunque los mismos historiadores no acaban de ponerse de acuerdo en la definición.

Probablemente quiso decir que eran términos pasados de moda aunque yo no comparto ese punto de vista.

No hace mucho aún definíamos en ciertos foros al gobierno de Aznar como un gobierno de derechas muy próximo al fascismo; Aznar estuvo en el gobierno hace menos de 7 años y entonces no consideraba el término derechas como protohistoria pero la cosa cambia cuando defino como de derechas a esa coalición a la que pertenece o, por lo menos, se define próximo a ella.

Mi amigo se declara próximo sino militante de CDC (Convergencia Democrática de Cataluña) que junto a Unió Democrática de Cataluña forma la coalición que todos conocemos como CIU (Convergencia i Unió).

En una de mis contestaciones definí a CIU y al PNV/EAJ como partidos representantes de la burguesía catalana y vasca y, por lo tanto, como partidos y/o coaliciones de derechas.

Entendemos como partidos de derechas a aquellos que están más próximos a defender los intereses de la patronal y como partidos de izquierdas a aquellos más próximos a la defensa de los intereses de los trabajadores. Eso no quiere decir que, en estos tiempos que corren, ambas visiones políticas defiendan intereses comunes.

Resulta evidente que un partido como el PP (Partido Popular) está más próximo a los intereses de la patronal, de hecho defienden posturas contrapuestas a los intereses de los trabajadores como puedan ser la defensa del despido libre o el abaratamiento de los costes de los trabajadores, incluso son partidarios del copago sanitario o de las privatizaciones. Por el contrario los partidos denominados de izquierdas defienden políticas de protección al trabajador, convenios colectivos, buenos salarios, continuidad laboral, sanidad universal y gratuita, etc. Sin entrar en detalles como aquellos a los que nos lleva la actual crisis. De hecho los disturbios que se están dando en Grecia y algunos en España (“indignados”) tienen mucho que ver en las políticas de acoso al trabajador, el trabajador paga los platos rotos que ocasionaron los ricos y estos se salen de rositas imponiendo sus condiciones.

En el culmen de la paranoia pretendía hacer comulgar con ruedas de molino asegurando que la UCD (Unión de Centro Democrático) era realmente un partido de centro.

De entrada soy de aquellas personas que no creen en el centro, soy de los que creen que no puedes estar en el filo de la navaja que o estas a un lado o estas en el otro.

También creo que todo el que necesite bautizar a su formación con los términos “centro” y “democrático” es porque son cualquier cosa menos de centro o democráticos.

Tal y como aparece en la Wikipedia sabemos que La Unión de Centro Democrático (UCD) nace de la mano de Adolfo Suárez con el fin de aprovechar su imagen en las elecciones a partir de los contactos personales que éste mantenía con los líderes de gran cantidad de pequeños partidos nacidos en pocos años, así como para a cabo los fines del grupo Tácito, nacido en los últimos años del franquismo a partir de sectores moderados del régimen.

Aunque el Partido Popular era el de mayor peso dentro de la coalición Centro Democrático, germen de UCD, Adolfo Suárez consiguió desplazar al líder de éste, José María de Areilza; éste último, un personaje menos moderado de lo que era la línea de UCD, acabaría militando en Alianza Popular. Otro miembro decisivo en la creación del partido que llegó en aquel momento fue Leopoldo Calvo-Sotelo, el cual fue artífice de la adición de Unión a la coalición Centro Democrático; acababa de nacer Unión de Centro Democrático (UCD). En octubre de 1978 se celebró su I Congreso, siendo elegidos Adolfo Suárez como presidente del partido y Rafael Arias-Salgado como secretario general.

Cabe destacar un partido centrista que no se adhirió a la unión de UCD, Democracia Cristiana (DC), partido que mirando en el modelo italiano esperaba obtener unos muy buenos resultados en solitario, hecho que no ocurrió.

También podemos ver la lista de los partidos que formaron la coalición y sus líderes todos ellos provenientes del franquismo. Vamos que la UCD la podemos definir, como acostumbra a decir otro amigo, como el partido de los herederos del franquismo.

De hecho su fundador Adolfo Suárez formó parte de la «Secretaría General del Movimiento». No obstante hay que reconocerle su magnífica labor durante la transición española; hoy no recuerda quien fue ni lo que hizo por culpa del Alzheimer.

En definitiva que no me parece de recibo intentar desprestigiar a nadie usando términos peyorativos simplemente porque no comparten tus puntos de vista.

votar

Acerca de jonkepa

I am seaman (Master).
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Izquierda, derecha y protohistoria

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. En cuanto al término protohistoria, “protos” se refiere al primero o al más importante en origen (de ahí el significado de prototipo) y de historia, que se refiere al estudio del hombre en el pasado. Una primera subdivisión dividiría la historia en dos: Por un lado la Prehistoria (en la que no se tiene constancia de documentos escritos y previa a) por otro lado la Historia (que incluirían los períodos en los que ya hay documentos escritos). La Protohistoria se refiere a ese período de transición entre la prehistoria y la historia, es decir cuando en algunas zonas ya se conocía la escritura (y sus documentos nos han llegado) pero en otras aún no. Estas segundas que cómo no tenían documentos escritos las conocemos únicamente por sus fuentes materiales o por las documentos históricos de sus vecinos o conquistadores cuando se refieren a ellos. Sobre las “izquierdas” y las “derechas”el tema parece venir de la Asamblea Nacional francesa en la época de la Revolución Francesa (1789) por ser el lugar en el que les tocaba sentarse representando a sus estamentos (unos a la izquierda y otros a la derecha) .

    • jonkepa dijo:

      Hola Chema.
      Eso que comentas de la protohistoria es exactamente lo mismo que me dijeron personas relacionadas con la Historia cuando les pregunté para asegurarme. A diferencia de otros que tienen por costumbre hablar sobre lo que desconocen, cuando yo pretendo hacerlo procuro informarme y es lo que hice en este caso.
      En cuanto a izquierdas y derechas también tengo entendido lo mismo pero creo que tú también has entendido a lo que me refería.
      Muy interesante tu blog.
      Saludos.

  3. Pingback: La burguesía catalana | Mis opiniones en Libertad

  4. Pingback: La burguesía vasca | Mis opiniones en Libertad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s