La burguesía vasca

Quedaría incompleto mi análisis anterior titulado  izquierda, derecha y protohistoria que complementé con el dedicado a la burguesía catalana sino citara el caso de la burguesía vasca, quizá las dos burguesías más importantes surgidas como consecuencia de los nacionalismos en estas dos regiones y al proceso industrializador surgido durante el siglo XIX.

La burguesía española, a diferencia de la vasca., no apostó por el proceso de industrialización con lo que quedó retrasada con respecto a las economías europeas. La burguesía prefirió invertir su dinero en la compra de tierras. La revolución industrial supone la aparición de nuevas aplicaciones de las fuentes de energía, que también llegan a España. La máquina de vapor es el símbolo de la industrialización y el carbón la fuente de energía que la mueve. El ferrocarril y el barco se hacen imprescindibles para llevar los productos industriales a los mercados.

Asturias y el País Vasco no son las únicas zonas de España donde se impulsa la industria. También en Andalucía hay un intento de construir una región siderúrgica, pero la dificultad de encontrar carbón a buen precio, y a pie de fábrica, hacen fracasar el proyecto.

Este intento de industrialización de Andalucía que fracasa por las circunstancias citadas, echa por tierra los comentarios despectivos de algunos grupos acusando a esta región de no haber querido desarrollarse y estar ahora viviendo de la sopa boba, olvidan quienes eso dicen que fueron los andaluces junto  a otros pueblos españoles los que sacaron de la miseria a esas tierras durante la revolución industrial, fue la burguesía la que puso el dinero, las fábricas y las ideas y los trabajadores de estos territorios olvidados y vilipendiados quienes pusieron su esfuerzo y su trabajo.

Ciertos documentos de la época muestran claramente el carácter burgués y comercial de las grandes ciudades vascas y su choque con el mundo rural, y dan, en gran medida, la explicación a la primitiva acumulación de capital que se realizó en el País Vasco. Así, la
«Memoria justificativa de lo que tiene expuesto y pedido la ciudad de San Sebastián para el fomento de la industria y comercio de Guipúzcoa»,
redactada en 1832, precisamente en un periodo de contracción comercial debido a la pérdida de las colonias americanas, tras examinar los títulos de propiedad, señala que:
«(…) los gastos de la primera adquisición se costearon o por un ferrón emprendedor, o por un comerciante establecido en América, o por un navegante, que en la clase de maestre, de capitán, de general, de gobernador de alguna Isla o Provincia, hizo su caudal que trajo al país, o por un prelado o clérigo que debió acaso su carrera, si no su Dignidad, a los medios y a los servicios de sus parientes empleados en la navegación o en el comercio, o tal vez por algunos de los empleados en los dominios inmensos de la corona de Castilla, que no ha mirado como advenedizos a los naturales de este país, sino como a hermanos de los demás españoles. Hemos examinado bastantes títulos de esos, hemos hallado que su origen es siempre alguno de los que van indicados, y estamos por ver uno solo en que conste que los beneficios de la agricultura hayan provisto los fondos para alguna adquisición de importancia, o para uno de los desmontes, construcciones y fábricas de consideración» («Memoria…» pág.35-36. Citado por Solozabal, op.cit. pag.268).
Este texto, redactado en la víspera de la I° guerra carlista, pone de manifiesto, además, el temor de la burguesía vasca a quedarse aislada ante la hostilidad, cada vez más manifiesta del mundo rural circundante, plenamente consciente de que su destino está ligado al del resto de la España liberal y burguesa.

La continua agitación obrera de principios del siglo pasado  llevaría a los nacionalistas a fundar su propia organización sindical, plenamente pro-patronal, inspirada,¡cómo no!, en la doctrina social de la Iglesia católica.

La historia nos demuestra que fue la crisis de 1.931 la que hizo que surgieran esos movimientos nacionalistas que duran hasta hoy y que reivindicaban esos estatutos, algo menor fue el movimiento en Galicia ya que apenas estaba industrializada.

Queda claro que cuanto más posees , más quieres.

Fue la patronal, los movimientos burgueses quienes llevaron la riqueza y esa burguesía se encuadraba tanto en CIU en el caso catalán y en el PNV en el caso vasco aunque también en el Partido Socialista.

La posición del PNV antes y durante la guerra civil no ofrece ningún lugar a dudas en cuanto a su carácter auténticamente contrarrevolucionario y antiobrero. Unos meses antes de comenzar la guerra, el órgano oficial de los nacionalistas vascos, Euzkadi, en un artículo rubricado por un viejo conocido nuestro, Don Engracio de Aranzadi, dejaba suficientemente claras sus ideas para no dejar el menor atisbo de ambigüedad de cara a su electorado, fervorosamente católico:
«Si hay un sentido verdaderamente antirrevolucionario en Euzkadi, ése se halla en el Partido Nacionalista Vasco»; «todo lo que aquí tiene un sentido revolucionario no es vasco»;
«sólo el nacionalismo y nada más que el nacionalismo ha hecho labor antirrevolucionaria; al nacionalismo debéis el que no sea roja, el que no sea socialista, el que no sea comunista toda la masa obrera de Vizcaya»;
«público y notorio es que en Vizcaya, como en Euskadi entera, el único enemigo eficiente del izquierdismo es el Partido Nacionalista Vasco» (Engracio de Aranzadi. «El deber del suicidio». Euzkadi, 17-1-1936. Citado por Fusi, op. cit. pág.130-31).

Esto demostraría mi afirmación de que el PNV es un partido de derechas y que representa a la patronal.

Es muy interesante e importante resaltar que los escindidos de EGI, (los componentes de EKIN junto a una serie de militantes de las juventudes nacionalistas que se unen a ellos), dan a su organización un nuevo nombre Euskadi Ta Askatasuna-ETA (País Vasco y Libertad). La nueva organización, que tanto influirá en la futura vida política vasca y española, surgirá como algo completamente ajeno a la clase obrera tanto en lo que se refiere a su problemática inmediata como a sus intereses históricos. De ahí que el PNV siempre se haya movido de una forma poco clara cuando de ETA se ha tenido que posicionar, nunca condenaron con claridad lo que hacía alguien que se escindió de su tronco.

El caso vasco da para mucho así que recomiendo una visita a mis fuentes.

Sinistra

Foros hispavista

votar

Acerca de jonkepa

I am seaman (Master).
Esta entrada fue publicada en España, Opinión, Política. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La burguesía vasca

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Anonimus dijo:

    Le recomiendo la lectura del libro: La burguesía vasca del siglo XIX. Pedro de Viteri y Arana, filántropo y fundador de escuelas. Ed. Intxorta, 2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s