Nos expolian

Escaneado de la edición impresa del diario Levante de hoy 2 de octubre de 2.011

Nos expolian, nos expolian, esta es la cantinela que llevo leyendo y escuchando hace mucho tiempo por parte de distintas personas, políticos y entidades catalanas. Es una expresión que viene fomentada desde distintas organizaciones políticas independentistas catalanas y que parece haber calado muy hondo en algunas personas, alguna de ellas de muy bajo índice cultural y cargadas de mucho odio y resquemor hacia todo lo que represente o huela a España.

Pero no es mi propósito en este comentario el criticar a los catalanes por estas manifestaciones aunque no será por falta de ganas, en realidad quiero criticarles porque son ellos los que están expoliando a parte de España y los españoles pero siguen con su hipócrita cantinela de que somos nosotros quienes les expoliamos a ellos.

Durante la guerra civil española y durante la posguerra se produjo un gran expolio llevado a cabo por las tropas franquistas. Requisaron todo aquello de más o menos valor que requisaron a los republicanos, a sus familias o quienes tuvieron la suerte o la desgracia de encontrarse en el bando republicano que a la postre sería el perdedor. Lo malo de estas cosas es que  fue algo lógico que y suele ocurrir en todas las guerras. Tenemos como muestra el expolio que sufrieron los judíos por parte de los nazis o el expolio de obras de arte de Irak durante la invasión sufrida por este país por parte de las tropas occidentales por no citar otros casos. En el caso español esos objetos requisados fueron llevados en trenes o camiones a Salamanca donde se constituyó un archivo nacional. Allí han estado expuestas y conservadas dichas obras durante años y muchas de ellas siguen allí aunque ahora de otro modo.

Pero como aquellas obras fueron expoliadas por el franquismo la democracia ha elaborado leyes que mediante las aplicación de las mismas ha permitido que aquellas comunidades que se consideren propietarias de las mismas las puedan reclamar. Ese ha sido el Caso de Cataluña, una de las comunidades que más énfasis ha puesto para recuperarlas y las ha ido recuperando. Hasta aquí nada que criticar, reclaman lo suyo y esas piezas les son devueltas, previamente han sido microfilmadas por el archivo para que no se pierdan.

En principio tienen derecho a recuperar aquellas obras que les hubieran pertenecido a ellos o a habitantes de dicha comunidad siempre y cuando estos no vivan o no tengan herederos legales pues si los tuvieran y se quedara la Generalitat sus propiedades sería una apropiación indebida.

Hoy hemos sabido gracias a un reportaje en prensa escrita que se han hecho con obras que no les pertenecen a ellos y en connivencia por pasividad del gobierno español, que son propiedad de valencianos que por avatares de la guerra se desplazaron a Cataluña, especialmente como consecuencia del traslado del gobierno de la República desde Valencia a Cataluña pero también se quedaron con bienes de valencianos que se encontraban en la misma Valencia, en Vinaroz para ser más exactos. Pero eso ya lo habían hecho antes con propiedades de personas naturales de Asturias y de Aragón, estos reclamaron la devolución de sus bienes indebidamente entregados, se solicita que el gobierno valenciano actúe en consecuencia y reclame lo que en justicia les pertenece.

Al principio me quejaba de la continua y constante cantinela acerca del expolio que, supuestamente, le hace España a los catalanes y a Cataluña. Hasta hace poco he procurado ser tolerante con ciertas personas a las que les leo semejante tipo de opiniones porque considero que todos tienen derecho a expresar sus opiniones aunque yo no las comparta pero cuando se traspasa esa línea imaginaria de la decencia y la ignominia uno se cansa y pasa al ataque, en el mejor sentido del término. Hace unos días alguien a quien consideraba un amigo en una de sus múltiples peroratas carentes de rigor y seriedad lanzaba una terrible acusación, acusaba al actual gobierno español de haber actuado igual que en el pasado lo hizo el gobierno nazi alemán contra los judíos si exceptuamos el tema de las cámaras de exterminio. Esa fue la gota que colmó el vaso de mi paciencia, le contesté como buenamente pude y me despedí de él, al menos hasta que cambie de proceder cosa que dudo llegue a ocurrir pues su avanzada edad me dice que eso no se va a producir.

Por eso no deben extrañarnos tampoco las salidas de tono de algunos políticos catalanes, la más reciente la gracia que se le ocurrió hacer a Artur Mas en el Parlament catalán cuando habló en un tono peyorativo sobre el acento de andaluces y gallegos. Dice que lo hizo sin mala intención pero no hizo ninguna gracia ni a andaluces ni a gallegos. Al ayuntamiento de Sevilla no le tembló el pulso a la hora de reprobar sus palabras y exigirle una rectificación de modo inmediato, también lo hizo algún político gallego. Poco después fue cuando Mas pidió disculpas y alegó haberlo hecho como una gracia que se sacó de contexto según él.

Quisiera recordar la última gala de los premios Goya donde fue premiada la película Pa Negre, cuando subió el niño protagonista a recoger el premio y decir unas palabras de agradecimiento, como hacen todos, pudimos apreciar las serias dificultades que tenía para expresarse en castellano. Que no alegue nadie que tuviera nervios por aparecer en público dada su edad; cuando alguien se pone nervioso tiene dificultades para hablar, para encontrar las palabras, balbucea pero lo que dice lo dice de forma correcta, con su acento pero correctamente. No fue el caso y eso prueba que Mas se equivoca o miente, como lo prefieran, cuando dice que salen con el mismo nivel que cualquier otro niño. He podido comprobar que no es la primera vez que eso ocurre, son varios os casos de personas que se expresan en castellano usando expresiones propias del catalán o usando catalanismos, palabras catalanas castellanizadas.

No tengo nada contra la inmersión lingüística, me parece bien y creo que es buena aunque no estaría de más que también pudieran optar por la enseñanza en castellano quienes lo desearan cosa que no ocurre en Cataluña, desgraciadamente.

votar

Acerca de jonkepa

I am seaman (Master).
Esta entrada fue publicada en Opinión, Política nacional. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Nos expolian

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Y lo que está por venir, amigo, lo que está por venir.

    Saludos

  3. Javier dijo:

    La pregunta es, ¿esa apropiación indebida de documentos por parte de la Generalidad fue adrede o se trató de un error administrativo sin mala fe?

    Un saludo.

    • jonkepa dijo:

      Error administrativo,¿ de quién?, tal vez de la administración catalana o de la española?. Yo creo, a juzgar por las informaciones que leí y que me permitieron redactar este escrito que se hizo con toda la intención por parte de la administración catalana y por dejación de las autoridades estatales porque no solo se quedaron documentos de valencianos residentes en Valencia o de paso, por circunstancias de la guerra, en Cataluña es que también se apropiaron de documentos de lugares tan alejados como Asturias. ¿Mala fe?, yo creo que algo peor, codicia.
      Pero es solo mi opinión, que puede ser errónea o no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s