55ª aniversario de la riada de Valencia (14 de octubre de 1957)

Nivel de las aguas.

Un poco de historia. (Un trabajo de J.J.S.I.)

La primera riada.

 

El sábado 12 de octubre de 1957 estuvo lloviendo intensamente sobre la ciudad. Al día siguiente amaneció desapacible aunque llovió poco. En algunos pueblos del interior de la provincia estaba lloviendo desde hacía treinta horas. Lliria, Segorbe, Chelva, Requena y Buñol habían recibido precipitaciones de 500 litros en los últimos dos días. Los ríos Palancia y Mijares, más el barranco del Carraixet y los ríos Magro y Turia estaban creciendo de manera alarmante. A las nueve y media de la noche del domingo 13 se recibieron las primeras llamadas de alarma en Gobierno Civil, anunciando desde Pedralba y Vilamarxant la crecida del río. A las once de la noche se decidió dar la voz de alarma a la Guardia Civil, Policía y serenos de Valencia para que estuvieran en situación de alerta. En Valencia no llovía en esos momentos.

Ayuntamiento- Barcas

Poco después de la medianoche del lunes 14 de octubre, el material arrastrado por el río empezó a taponar los ojos de los puentes de la ciudad. Las alarmas empezaron a sonar, y los guardias y vigilantes a alertar a la población. El Turia rompió el límite, el agua comenzó a desbordar el pretil del río y las primeras olas inundaron las calles. En ese momento comenzó a llover con furia. Las aguas chocaban contra los puentes y hacían saltar grandes olas. Entre las doce y la una de la madrugada el caudal creció más de dos metros y aumentó su furia. A la una y media el agua del río superaba por dos metros y medio su nivel habitual. En la presa de Manises se informaba que el nivel del agua era siete metros superior al normal; en Mislata había triplicado su ancho natural.

Una calle de la ciudad.

El agua potable perdió presión y comenzó a manar sucia. La electricidad faltó en la mayoría de los barrios. Los teléfonos se colapsaron. Docenas y docenas de tapas de alcantarillado fueron despedidas por los surtidores que comenzaron a vomitar agua sucia sobre las calles. Gran parte de Valencia quedó bajo el agua y la inundación se extendió desde el centro hasta el mar. La Plaza de la Virgen no se inundó, ni la calle del Micalet, la Plaza de la Reina ni el Palacio Arzobispal. La Valencia romana quedó intacta: la colina primera de la ciudad demostró que sin duda sus fundadores sabían dónde situarse.

Calle Alboraya.

A las cuatro de la madrugada el Turia había llegado a su caudal máximo. A partir de ese momento el nivel de las aguas descendió lentamente. En la presa de Manises, el máximo, ocho metros sobre el caudal normal, se había reducido a cuatro a las seis de la madrugada del lunes 14 de octubre. Valencia había quedado incomunicada, excepto por una línea telefónica exterior a través de Castellón con la cual se hicieron llegar los primeros informes a Madrid.

Calle Comedias.

La reacción comenzó a producirse a la mañana; en la ciudad había, sobre todo, un enorme asombro. Faltaba electricidad en casi todos los barrios y el suministro de agua potable se había interrumpido. Las carreteras de Madrid, Barcelona y Albacete ofrecían serias dificultades de paso y no había ferrocarriles. Las escasas líneas de teléfono y telégrafos disponibles habían sido puestas al servicio de las autoridades. Algunos puentes habían desaparecido, junto con parte del pretil del río y gran parte de la ciudad había sido dañada. Pero lo peor aún estaba por llegar.

Calle de la Paz.

La segunda riada

Calle de las Barcas. Al fondo el edificio del Banco de Valencia, ese que no se cargó la riada pero si los banqueros con sus chanchullos.

Hacia la una de la tarde, en el Gobierno Civil y en el Ayuntamiento no había ninguna duda: una nueva inundación, mayor que la primera, se acercaba. A partir del mediodía la confirmaron todos los puntos de referencia a lo largo del río, desde Pedralba hasta Vilamarxant. El río iba mucho más alto que en la noche anterior, calculándose un caudal de 3.500 metros cúbicos por segundo. La inundación tardó dos horas en recorrer los últimos treinta kilómetros. Sobre las dos de la tarde comenzó la segunda inundación. A las dos y media de la tarde gran parte de la ciudad volvía a estar inundada. Poco después comenzó a diluviar, más de cien litros por metro cuadrado en apenas media hora. Según se cuenta, el agua no permitía ver una fachada desde la fachada contraria. A las tres y media de la tarde el río alcanzó su máxima amplitud, inundando de nuevo barrios enteros. Una parte de los muertos los había causado la primera avenida, pero la segunda hizo el mayor daño, alcanzando una altura metro y medio superior a la anterior. Cedieron cimientos y cayeron casas y puentes. Los únicos que resistieron fueron los cinco puentes históricos. Se calcula que el caudal del Turia sumado al del Carraixet superó los 6.000 metros cúbicos por segundo. La zona inundada alcanzó las 2.200 hectáreas. A las siete de la tarde el agua por fin bajó, dejando tras de sí muertos, destrucción y montañas de barro.

Altura de las aguas según zonas.

Ayudas recibidas

 

tranvía

La primera ayuda que llegó, en la mañana del 14 de octubre, fue un camión de pan procedente de Alcoi, al que luego se sumaron camiones de Sueca, Torrent, Gandía, Burjassot, Alzira y otros muchos, alcanzando un total de 40.000 raciones. Los primeros bomberos del exterior que consiguieron entrar en la ciudad fueron los bomberos de Cartagena, seguidos por los de Alicante, Castellón, Zaragoza, Madrid, Murcia, Barcelona, Teruel y Albacete. La primera ayuda oficial llegó del buque de la Armada “Sarmiento de Gamboa”, que estaba atracado en el puerto. A él se le sumaron otros seis buques de la armada. A petición del embajador de EEUU en Madrid, el “Lake Champlain”, un portaaviones estadounidense que navegaba entre Barcelona y Palma, puso rumbo a Valencia donde llegó la mañana del día 16. Los helicópteros que portaba fueron los encargados de distribuir la ayuda.

Tareas de limpieza.

A lo largo de los siguientes días y semanas fueron llegando alimentos y medicinas del resto de España. El ejército se encargó de arreglar carreteras y restituir puentes. También instalaron cien barracones para acoger familias que no tenían dónde dormir. También llegó ayuda de Holanda, Francia, Gran Bretaña, Italia y Portugal.

Efectos de la riada.

Poco a poco las donaciones y las recaudaciones solidarias se fueron multiplicando. Llegó dinero de Estados Unidos, Suecia, Uruguay, … En total se recaudaron unos 208 millones de pesetas: 120 procedentes de toda España,  67 millones de la provincia de Valencia y aproximadamente 20 millones de otros países. Pero para recibir la ayuda oficial del Estado hubo que esperar hasta el 23 de diciembre de 1957, cuando se firmó oficialmente el “Decreto de Adopción de Valencia” con una dotación de 300 millones de pesetas, destinados tanto a la ciudad como al resto de pueblos afectados por la riada.

Tras la riada.

La superficie inundada fue calculada en 2.211 hectáreas, pero la llamada “Batalla del Barro” se centró en 11.2 kilómetros cuadrados de zona urbana donde los militares se encontraron un promedio de 25 centímetros de barro. Más de 3.000 soldados y 200 vehículos retiraron en los siguientes treinta días 370.950 toneladas de barro. El balance total fue de 1.131.000 toneladas de barro retiradas.

Más fotos:

Colas en busca de ayuda.

.

Daños.

.

Edificio el reloj- puerto de Valencia.

.

Desembocadura rio Turia.

.

Gráfico de las inundaciones.

.

Campo de Vallejo. Aquí jugaba sus partidos el Levante U.D. Después se trasladaría al campo de la Calle Alboraya y más tarde al actual de Orriols.

La Malvarrosa.

.

Mestalla.

.

Paseo de Ruzafa.

.

Plaza del Carmen. En esta misma plaza había un mercado medieval el fin de semana pasado (5,6 y 7 de octubre).

.

Puente de la Exposición.

.

Sellos Plan Sur de Valencia.

Otras riadas

Riada 1895

.

1.898

.

Puente del mar 1898.

Este mismo día también se ha celebrado el 30 aniversario de la Pantanada de Tous.

votar

Acerca de jonkepa

I am seaman (Master).
Esta entrada fue publicada en Historia, València y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a 55ª aniversario de la riada de Valencia (14 de octubre de 1957)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Valencia: el río que se convirtió en parque | Jon Kepa

  3. Pingback: 1957 Año de la Gran Riada en Valencia. | lety sanz retrografias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s